La importancia de ser independiente

Monólogos
Monólogos
La importancia de ser independiente
/

La importancia de ser Independiente

Ralph Waldo Emerson

 

Transcripción

La semana pasada hablaba de la importancia de las historias, de la inspiración y la información que estas revelan. Que son tal vez la primera toma de conciencia de una eventual persecución por conocerse.  Son  los primeros murmullos de una individualidad y autenticidad en ciernes que lucha por manifestarse.

 

¿Pero cómo hacemos para que estos murmullos(que no se callan nunca por lo demás) se fortalezcan y nos manifiesten nuestro camino, nuestro sentido?

 

Primero que todo debemos poder escucharlos. Son los mismos tambores que Thoureau nos hablaba en la primera temporada. Cada uno escucha una música y ritmo diferente. En la infancia son los autos de carrera, una pelota, las muñecas, la actuación, las historias, etc nuestra. En esa época en que todo es nuevo, todo maravilla, porque estamos explorando.

  

Luego entramos a lo grupal ya de manera oficial en las escuelas, donde es verdad, podemos encontrar pares y amigos para toda la vida y mentores en profesores. Pero en rigor nos encontramos con disciplina, y orden. Salvo que vengas de Finlandia, donde la educación si es individualizada, y no se agobia a los alumnos con tareas, ni jornadas extensas y sí se estimulan sus intereses. En las escuelas más tradicionales vas a encontrar disciplina y orden. Que es necesario, ya que  nos otorgan seguridad, y nos da un terreno firme donde pisar. Pero a la larga, ese orden te termina aplastando y silenciando poco a poco esa individualidad que se quiere expresar.

 

El problema es que muchas veces por escondernos en grupos le damos la espalda a nuestra individualidad. Nuestra sed de validación y de integración es tan grande. Es por esta sed, que muchos  por ejemplo, escuchan reggaeton cuando no nos gusta en realidad. O practican x deporte en vez de otro. Hacemos todo esto sin darnos cuenta que nos acuchillamos a nosotros mismos, porque al imitar, te abandonas. Y tal vez suene exagerado y grave, pero tu inconsciente siempre encuentra la forma de castigarte por esta traición. En sueños, en borracheras,  al estar constantemente irritado, al sentir ese zumbido que te dice “esto no tiene sentido”, etc.

 

La imitación a la larga es esclavitud. Y nadie quiere someterse a tiranos, aunque seas tu mismo.

 

Entonces desde muy jóvenes iniciamos a tiranizarnos.  Y ante esta problemática,  la pregunta que tenemos que hacernos no es como deberíamos vivir, sino, cómo podríamos vivir. Y digo deberíamos con mayúscula. Ese “debería” son las reglas y cadenas impuestas por otros: la familia , sociedad, amigos, etc. 

 

Más que hacernos la pregunta de cómo deberíamos vivir, deberíamos plantearnos cómo podríamos vivir. El podríamos es sinónimo de exploración, de salir de la zona de confort, de ir a lo desconocido, de ampliar el abanico de posibilidades. Ojo, que no es libertad, simplemente que tú eliges a qué cadenas y grilletes te sometes. Es mejor comprenderlo lo antes posible.

 

Según Jordan Peterson, el psicólogo clínico canadiense, tan popular y polémico últimamente, la vida con sentido se encuentra con un pie en el orden, en lo que dominas y conoces que te da la seguridad suficiente para no estar absolutamente desorientado en tu camino, y un pie en el caos, que representa el territorio desconocido, que es donde creces. Asumiendo esta pregunta de cómo podríamos vivir, y tomándola en acción, es ahí donde ejerzo la responsabilidad, y dejo de ser esclavo de las expectativas externas. Es ahí donde dejas de echarle la culpa a mis padres, a los políticos, al jefe, al profesor. No. ¡Basta! Basta de excusas.

 

¿Cómo podriamos vivir? tenemos que escarbar honestamente en esta pregunta,  la respuesta, en el fondo, siempre la has sabido. 

Este punto es clave, porque es donde pasamos de las ideas a la acción, donde apuntamos a un objetivo. Según Peterson los objetivos no deben ser ni muy bajos ni muy altos. Muy bajos  porque ahí no hay desafío, es como la mama piadosa que te deja ganar. Ni muy altos, ya que es inalcanzable, porque ahí solo hay frustración y castigo. Ambos estados no te van a involucrar en la actividad, que es lo que se necesita. 

Entonces, en vez de apuntar a 10, parto con 4, o el número, o situación que sea, pero que te exija, y luego de dominar este nivel, reformulas el objetivo.  Lo reformulas porque ya estás obteniendo los beneficios del perfeccionamiento, de la repetición, de la rutina. Es aquí cuando digo lo importante de comprender que los sacrificios,  son parte de la vida,  la buena noticia, es que tú puedes elegir que sacrificas si juegas este juego.

En vez de apuntar a la perfección, apuntamos a darnos cuenta de nuestros defectos y superarlos. Ese puede ser un juego para toda la vida. 


Yo no tengo nada en contra de la amistad, de juntarse de manera fraterna con personas con afinidades similares, y poder compartir proyectos, y escuchar las obsesiones de amigos, es más, creo que es fundamental. El apoyo entre amigos es vital, es primordial cultivar esas relaciones con amigos que hinchan por verte crecer. Son esos que se alegran de tus victorias y sufren tus derrotas.

 

Lamentablemente, ya más viejos nos damos cuenta que este tipo de personas que permiten y estimulan esta individualidad son las menos. Por eso, la labor recae en uno. Sería ideal atravesar los campos minados del territorio desconocido con amigos. 

Y esto lo vinculo con los viajes, porque un viaje es exactamente salir a lo desconocido. Y por diversión, y también seguridad queremos la compañía de amigos. Tal vez más de uno ha planificado un viaje idílico con amigos en alguna borrachera, y el solo imaginarse aventuras lejanas los emociona. Pero la verdad es que nunca o muy pocas veces se realizan. Por tiempo o timing, y porque sobretodo inconscientemente sabes al igual que Hemingway que:

 

“Never go on trips with anyone you don’t love”

 

Nunca viajes con alguien que no ames. Decía el autor de El viejo y el Mar, que sus libros me inspiraron a venir a Francia y que como buen viajero y escritor expatriado entendía la máxima del viaje.

 

No estoy hablando de un viaje de dos semanas, eso es realizable. Sino de viajes extensos y ambiciosos. Por qué someter mi individualidad a lo grupal, no. El caos, o el recorrer el territorio desconocido es algo muy íntimo. Hay mucho de primitivo e instintivo en ello.

 

Sabemos que el verdadero caos lo debemos enfrentar solos. Es la misma imagen del hombre de la caverna con hambre en su cueva. Si quiere alimentarse tienes que salir y enfrentarse a los depredadores, a la maldad. Sino va a morir. Es el mismo escenario del que te hace bullying, no le puedes acusar a tu mamá o al profesor,  debes enfrentarlo tú mismo, sino, rompes ese contrato social. Y sobretodo no aprendes cómo enfrentar esta situación.

 

Es el eterno mito del héroe que sale a lo desconocido. Las mejores historias, y los mitos universales parten así, son metahistorias. Es el hombre de la caverna que mencionaba, es también Moises huyendo de Egipto y liberando al pueblo esclavo hebreo por 40 años errando por el desierto, y seguimos. 

 

No es que sea bueno salir un poco de la zona de confort, no. Fuera de ella está la vida. El caos esperando por ser domado. En el proceso algo tiene que morir dentro de nosotros, y revivir el héroe que domina el caos a través de riesgos y ponerse a punto con el desafío. Se necesita coraje.

 

Volviendo a Peterson, es el símbolo del Taoismo del ying y el yang, ese dualismo filosófico. Peterson describe el símbolo como dos especies de serpientes gemelas, una blanca y otra negra, que encierran el círculo. La serpiente negra tiene un punto blanco en su cabeza, y la blanca posee un punto negro en la suya. Representa los dualismos filosóficos, de luz y sombra, bien y en mal, y entre ellos, el caos y el orden, que son intercambiables y unidos eternamente. Los opuestos se juntan, y acechan unos a otros. No son excluyentes, todo lo contrario, en su encuentro es donde se pavimenta el camino con peso, el camino significativo en el que el tiempo vuela, y te abocas a una actividad con entereza y disfrute.

 

Es en ese camino que vamos viviendo y sintiendo esos cambios. Es lo que sentimos al tomar un bus por 28 horas en un viaje, o cuando vives por 200 USD al mes, o cuando vives en camping por un mes trabajando en una vendimia, o cuando hacés dedo para un aventón, o cuando empiezas a dominar una lengua extranjera y sientes una especie de virtuosismo. No, no es sentirse el mejor de algo, o superioridad moral, sino es virtuosismo. A diferencia de la moral que estudia el bien y el mal, el virtuosismo no es polarizado ni desmesurado.

 

La sentimos en estos momentos que mencionaba; porque es cuando empezamos a domar el caos de no tener plata; el caos sobrellevar la incomodidad de un bus por 28 horas o vivir en carpa , el caos de no poder desenvolverme en una lengua extranjera e  iniciamos a dominar estas situaciones llevándolas al mundo del orden. Es cuando nos hacemos más sabios, y ampliamos nuestro territorio. 

 

“Por lo que más nos castigan es por nuestras virtudes”

Nietzche, Más allá del bien y el mal.

 

El viejo Nietzche lo sabía, pero este genio se fue encerrando cada vez más en su mundo interior, que abarcaba el tamaño del cosmos lo que decantó en su triste final de demencia. Más allá del bien y el mal es un libro que recomiendo infinitamente para todos los que quieran profundizar en el mundo de la moral. Un libro que destruye todo, la democracia, la compasión, la igualdad, un libro que te cambia para siempre.

 

Bueno, así de aterrador es salir de la zona de confort, y siempre lo ha sido. Ahora me dirán, “hey, pero fue gracias a nuestro talento de trabajar cooperativamente como especie que podíamos correr y cansar y luego cazar animales mucho más grandes, rápidos y fuertes que nosotros”

 

Y es verdad. Pero no estoy hablando de supervivencia, estoy hablando de empoderarte de tu individualidad y darle sentido a tu camino, a tu vida. Ser independiente.

 

Ojo, no critico el viaje en conjunto o empresas grupales. Pero más te vale conocer bien a tu compañero, o compañera. Pero quien haya viajado solo, sabe de lo que hablo. Ahí uno empieza realmente a saber de lo que es capaz. A no vivir de las expectativas de los demás, ni a ser esclavo de tu pasado. Verás como los tambores, los auténticos sentimientos y necesidades más básicas se revelan de manera prístina. El ruido de la turba es imperceptible.

 

Para ser independiente, para salir del rebaño hay que sufrir, se necesita primero un gran valor moral y una gran confianza en uno mismo. Es mirarse al espejo y escuchar los deseos más íntimos de uno y actuar, por mucho que uno tenga miedo.

 

Tu entorno te va juzgar, porque se esperan al Nico de 20 años que se tome una botella de pisco y vomite con ellos. Pero ese Nico murio, aunque amigos mios, no se preocupen que a ese Nico lo revivo en ocasiones importantes.

 

Pero entonces ¿Cómo empezamos a ser más independientes?

 

“there’s a time in every man’s education  when he arrives at the conviction that envy is ignorance”

Ralph Waldo Emerson

 

Hay un momento en toda educación del hombre, donde llega a la convicción que envidia es ignorancia. Que frase.

 

Emerson fue amigo de Thoureau, a quien menciono seguido en el Podcast, sobre todo en el primer episodio por su amor por la naturaleza. Emerson era un filosofo, trascendentalista, del siglo XIX, de Massachusets, donde ejercía como terrateniente. Fue él quien le cedió a Thoureau, el estanque Walden, que fue donde éste último vivió por dos años solo en este ejercicio de aislamiento.

Pero Emerson es mucho más que el amigo rico de Thoureau, su ensayo Self- Reliance, o Independencia, de hecho es lo que motivó este episodio.

 

Envidia es ignorancia. Tantas veces personas expertas en temas que me interesan me han revelado esta envidia, que proviene de la ignorancia. 

 Por lo mismo el primer paso es ser humilde, y asumir que no sabemos nada. Pero al mismo tiempo ser fiel a los tambores internos. Debemos educarnos, y reconocer que en un punto de la vida nadie sabe más de ti, que tu mismo. Es un momento terrorífico, el momento en que nos convertimos en adultos. Donde ya no podemos más acudir a figuras paternas, y recibir órdenes. Cuando sabes que el consejo o la respuesta ya no está en ellos ¿Que puede saber mi papá de los beneficios y la educación sentimental de irme a Brasil por 9 meses? ¿O de irme a los viñedos en Francia?

 

No puede, la respuesta la tienes tú. 

 

Freud decía que un ser humano requiere matar a su padre para obtener un orden social en su vida. Obviamente lo decía de manera metafórica, simbólica. Es matar la figura del sabio con todas las respuestas. Solo ahí puedes nacer.

 

Tenemos que ser honestos con los tambores que escuchamos por las noches y darnos cuenta que no sabemos nada. No seas tan estricto ni implacable con el tiempo tampoco.

 

Por ejemplo, si tenemos suerte elegimos una carrera universitaria con 17 años, y a esa edad hace 5 años tenías 12 , o sea, no sabes nada! Yo a los 12 años tenía una pelusa como bigote. No tenía conocimientos, ni experiencia alguna, solo esa pelusa. Y no era mi culpa, el ser humano siempre debería estar transformándose, y convertirse en lo que debe convertirse.
El primer paso es ser humildes y reconocer esa ignorancia de ti mismo y de lo que te rodea. Y la ignorancia es caos. Es el monstruo debajo de la cama, es el examen al que no estudiaste, es caminar por la noche en una ciudad que no conoces, es intentar abrir una cuenta bancaria en un país donde no hablas la lengua, es estar cesante, es el impulso de acercarse a alguien que te atrae pero sin saber cómo. En resumen son todas las situaciones y cosas que no conocemos.

 

Y si todavía no estás seguro de este camino a la Independencia no sea para ti, entonces piensa en el futuro. 

 

¿Quieres seguir teniendo la misma fiesta con las mismas personas, hablando de las mismas cosas, y las mismas anécdotas todos los fines de semana? 

¿En serio quieres ser esclavo de tu pasado? ¿y andar por la vida como esos autos de recién casados arrastrando latas ? Porque esas latas son tu pasado, imposible de desprenderte de ellas sobre todo si vives en una ciudad pequeña.

 

La vida al contrario de lo que dicen muchos es larga. Tienes tiempo, no tal vez para ser el mejor, pero si por lo menos para tener una vida plena. Y además me resulta un poco siniestro querer ser siempre el mejor en todo lo que hago. Eso significa que hace mucho tiempo dejaste de expandir tu mundo, que ya no tomas riesgos, y no estas descubriendo nuevas disciplinas, aprendiendo y teniendo nuevas sensaciones.

 

Yo quiero un sentido en mi vida, quiero plenitud. Eso es ganar, esa es la carrera que me interesa, contra mi versión ayer.

 

Por mucho tiempo me castigué a mi mismo por no haber estudiado algo relacionado a las humanidades, como cine, literatura, periodismo, etc. No escuché bien los tambores, o la verdad es que no fui valiente.

 

Pero la verdad es que la Universidad es solo un instrumento de movilidad social en estos tiempos, una fábrica del orden.

 

Sin embargo, las habilidades se pueden obtener en todo momento, en todas partes. Sobre todo en estos tiempos gracias a la tecnología. Tal vez estoy en desventaja con respecto a un doctorado en literatura, en filosofía, psicología , o lo que sea.

 

Pero tú eres tú, y yo soy yo. Y a la larga las habilidades lo son todo. A los judíos nadie los contrataba en EE.UU en el siglo XIX, pero eso no provocó que se victimizaran o le lloraran al Estado.

 

Como pueblo resiliente sabían que si se victimizaban, se pondrían en la posición de esclavos, en que el Universo o Estado les debía algo. Y por lo tanto, no asumir responsabilidades, lo que los hacía un blanco fácil para ser tiranizados.

 

Eso no impidió que los judíos se contrataran entre ellos, prosperaran y dominaran industrias como la del espectaculo y la banca.

 

Tal vez en el corto plazo no vas a ver resultados, no te van a contratar, pero a quién le importa! Si ya estás ganando, le estás ganando a tu versión de ayer. Eres más independiente y fuerte has iniciado a salir del rebaño y tu mundo se expande peligrosamente, pero sobretodo con sentido.

 

Esa es la única carrera que me interesa, donde se encuentra un significado y podemos soportar el sin sentido de la vida. Necesitamos un peso, una responsabilidad; solo así nos liberaremos del rencor y resentimiento de ser parte del rebaño.

 

Atrevámonos a cagarlas, atrevámonos a fracasar, a ser devorados por las bestias afuera del rebaño, te van a herir, pero que importa, al menos dejaras esa moral de esclavo. Démosle un sentido a la vida. Si no alcanzamos el objetivo, pero fuimos sinceros y fieles en el proceso, en el camino vamos a aprender. Y tu vas a ser una mejor versión de la que eras antes de iniciar esta búsqueda. Eso me parece el mejor trato posible. Al menos mucho mejor que reprimir tus aspiraciones y auto engañándote surfeando las olas de la nada.

 

Prefiero fracasar 1000 veces que despertarme un día con 50 años y ver que no he luchado por nada. Eso si es terrorífico, eso si es fracasar.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: