Reinvención

Monólogos
Monólogos
Reinvención
/

Episodio Piloto – Reinvención

 

thoreau

Transcripción

“Por qué hemos de tener una prisa tan grande en triunfar y en empresas tan desesperadas? Si un hombre no marcha al paso que sus compañeros pueda que se deba a que escuche un tambor diferente.”

Henri Thoreau.

Hola. Este es el podcast. En el camino y en este espacio vamos a hablar de de viajes, de reinventarse, de la vida nómade y de segundas oportunidades, de que la vida es mucho más que estar atado solo un lugar y que ese estímulo tan fundamental que tenemos de conocer y de curiosidad, está más vivo que nunca en este siglo 21, en este 2020, y que hay distintas y diversas estilos de vida y oportunidades para todos los que quieren viajar.

Empecé con esa frase de Thoreau porque siempre me interpela esta obra que es Walden, que es un ensayo en que este autor y ensayista de Massachussetts se aisló por dos años aún a un lago llamado Walden, alejado de toda vida, esto en el siglo XIX, mediados del 1800. Y el resultado de este experimento, de esta desobediencia civil, entre comillas, fue este hermoso libro en el que habla un poco de los otros caminos de vida que existen, ya que pareciera que hoy sobre todo, estamos automatizados ha vivir de una forma. Nacer, ir al colegio, luego bueno, estudiar los que podemos, y los que no, trabajar y crear riqueza pensando que ahí está la felicidad. Si te gustó Into the Wild la película hay que leer a Thoreau, la inspiración de la filosofía del personaje principal, este gran parte basado en él. Fue un naturalista americano del siglo XIX, como decía, pero en tiempos donde Estados Unidos no era sinónimo de imperialismo, sino símbolo de independencia y de creatividad en el Nuevo Mundo. Él era alguien que le gustaba hablar con los indios, porque en materia de naturaleza eran los únicos que podían tratar de tratar con él de igual a igual. Entonces esta es una obra positiva que muestra caminos y que está súper vigente al día de hoy. Como podemos ver en el hecho de que en Chile la demanda de terrenos en Patagonia, por ejemplo, se ha disparado y va a seguir disparándose, porque, uno, por la crisis del agua que tenemos y segundo por el por el estilo de vida que hemos visto que a muchos no nos gusta, que hay en la mega polis, en las grandes ciudades donde hay una una miseria y una crueldad. Y de eso no hay escapatoria.

Para mí fue súper revelador haber leído a este autor y me quedo con esa parte de los tambores. Cada uno tiene unos tambores distintos, que están tan en el fondo, suenan en el fondo del corazón de cada uno y hay que saber escucharlos. Y eso en eso sólo se puede hacer a través de una educación, con una conexión interior que es súper complicado, porque estamos llenos de ruidos externo, el qué dirán, las expectativas de la familia, del entorno y la estúpida e imbécil carrera de quién la tiene más larga. Vivo en un mundo en que todo es rápido, todo es veloz y hay que estar. Estamos interconectados con una sociedad, estamos con las redes sociales, estamos con las noticias, con todas las cosas malas que pasan. Pero tenemos poco tiempo como para no digo meditar, yo no medito, pero sí como para conectarse con lo que le pasa a uno. Tal vez leer un libro o leer un poema, ver un cuadro o no sé, salir a hacer un trekking. Y bueno, ahí uno es cuando encuentra un poco esa elevación espiritual qué te hace decir ¡Bah, en verdad!  ¡Es esto! En mi caso empecé a escuchar y a arrastrar a esos tambores un poco por el azar. Alrededor de los 27 años, época en la que me sentía irracionalmente viejo, muchísimo más que de lo que me siento ahora, me sentía que era prisionero de una carrera que había estudiado, que no me gustaba, que no me convencía y que había elegido sólo por estabilidad laboral, o sea, por miedo que era ingeniería comercial y que me estaba atrapado. Que no me quedaba otra que buscar trabajo. Y encontré una pega. Encontré un trabajo, la que la pasé mal por tres años hasta que me echaron. Por suerte me echaron porque así obtuve una indemnización, la que me dio tiempo para para planear la siguiente jugada, pero en la que me prometí y tuve la lucidez en ese momento de que no quería volver a lo mismo.

Me había dado cuenta en la oficina que no quería ser como ellos, como esa gente. Y si bien me lancé fuerte ese fin de semana, me echaron un viernes. Me lo tomé todo. Mi viejo me puteó como nunca. En fin, la pasé super mal. Pero ya el lunes me ordené y me levanté. Empecé a levantar temprano, a hacer deporte. Me encontré con un tiempo para mí mismo volver a leer que es algo que es súper importante para mí, también conocer nuevos autores en música, poesía, etc. Lo que me acercó un poco a la belleza, a creer un poco, a soñar en realidad, que en esta etapa era fundamental y un video que para mí fue clave. Bueno, después de leerme la biografía de Steve Jobs fue una charla que él da en Stanford a unos egresados donde les dice que los puntos no se conectan hacia adelante, sino que se conectan hacia atrás. Y esto lo da con un ejemplo de que él en su primer año renuncia a la universidad ¿Por qué no? No le veía sentido, pero sigue yendo a clases que a él le gustan, como a una de caligrafía, que en aquel momento no tenía ninguna seguridad ni ninguna idea de que le podía servir. Pero diez años después, cuando él crea Mac, este curso se conecta completamente con lo que le está haciendo y la tipografía y las fuentes de las letras que había estudiado hace ya más de diez años lo podía aplicar, lo que hizo toda una diferencia en su sistema operativo en comparación de la competencia, que tenía un diseño mucho más elegante, con mucho más estilo.

Bueno, ahí deja claro que hay que creer en algo, hay que hacer las cosas que a uno le gustan porque los puntos se conectan hacia atrás y nunca hacia adelante. En un momento uno no tiene nada claro lo que está haciendo. Pero hay que creer en algo, en un destino, en el karma, en lo que sea, pero hacer las cosas que a uno a uno le gustan. Y bueno, es fácil, Steve Jobs, un multimillonario casi que revolucionó el mundo de las tecnologías, pero para mí fue muy fuerte. Cómo saber que incluso este tipo de gente seguía la guata, el instinto, algo más básico que incluso la razón. Así que me permití soñar por primera vez, intentar de seguir los sueños y hacer un viaje, pero un viaje que no sea circular. No podía volver a lo mismo. Partí, partí a Brasil, que era un país que siempre al el que me había sentido muy muy muy atraído por un par de viajes, que había ido con mis amigos y que me había sentido de alguna manera felices por esa energía, ese carnaval, esa vibra brasilera de tomárselo un poco más relajado. Y me fui también con un poco la excusa de aprender portugués y con un proyecto audiovisual que si bien no dio resultado, sí me conectó con comunicarse, con empezar a escribir. Y hoy en día, siete años después, estando en Francia, viviendo en París, creo que fue un momento, un momento bisagra, un momento culmine en mi vida que me permitió soltar las amarras y decir bueno, vamos, y que salga lo que salga. Pero todo en base a lo que vendría ser el positivismo, en las ganas, el amor. Y posterior a eso. Bueno, inicié una ruta un poco errática seguí a una pareja a Ecuador. Seguí, estuve viviendo ahí un año. Me encontré con todo lo que había huido de Chile, como ese statu quo nefasto clasista en el que se vive tanto en Sudamérica. Y terminé cayendo en Francia, en el vino, trabajando en trabajar en el campo como obrero agrícola.

Recién a mis 30 años, por primera vez trabajaba en serio con las manos y fue también otra revelación enorme, ese hecho de conectarse con la materia, que lo tienen tanto los artesanos y que te hace involucrarte con una actividad. Pero en verdad tu cabeza empieza se va para otro lado. Hay una conexión un poco mágica en lo que deben hacer. El trabajo, el conectarse con la materia que para mí fue fue súper rico y también fue muy lindo el aprendizaje de darme cuenta cómo era la vida en el campo. Bueno, todo esto lo dice Thoreau, de una manera mucho más elocuente y lúcida que con el siguiente fragmento.

“Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar sólo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido”

Qué simple, pero qué lindo! Qué bien escrito eso! Bueno, ya eso es lo que quiero hacer en este podcast un poco y compartir un poco de literatura, de inspiración. De cosas que apela al viaje, porque puede ser una una revolución interna fundamental para encontrar una nueva profesión, para encontrar una segunda causa para lo que sea. Algunas veces en nosotros como chilenos, por lo menos estamos muy atados a lo que tenemos que hacer, a lo que la gente espera de uno. Y al salir uno se libera de esa mochila y es súper liberador uno se encuentra con uno de una manera súper cruda y sobre todo si viajas solo, te terminas de conocer así de una manera brutal y eso es súper rico y te convierte en una persona más independiente, con más confianza en ti mismo.

Las decisiones todas son tuyas. Y si, la vida se vuelve más simple, yo actualmente, por ejemplo, la soledad es algo que es un tesoro. No, no es, no es algo malo. Me he aprendido a querer y siento que ha sido tal vez el gran regalo que me ha dado el viajar. Esto junto con la gente que uno va conociendo en el camino. Personas que lamentablemente parten físicamente porque hay muchas de ellas que son tan distintas y que en situaciones normales jamás uno las hubiera conocido. Y esas personas se te quedan ahí, esos fragmentos de ella que te quedan. Y así como uno deja algo de uno en algunos lugares. Yo estoy seguro, por ejemplo, parte de mi alegría yo creo que se quedó en Brasil y se vaya para siempre una parte de mi ingenuidad. Pero bueno, es otra cosa.   Hay personas que te acompañan para siempre y eso es lo rico al final. Tal vez la parte principal del viaje, otra parte ya más como de lo que podría ser de utilidad, son aprender idiomas. El inglés está en todas partes, en lo que viene a ser el viaje. A mí me ha tocado trabajar en hostales, en Brasil también, y ahí el idioma es el inglés. Uno lo aprende sí o sí. Donde sea, donde sea el inglés, el idioma rey. Y si no, en otras situaciones, como en Brasil o también en Francia, uno aprende las lenguas del país en el que está, ya sea por ósmosis, pero te entra con mayor o menor intensidad, pero se aprende.

Entonces, al final yo creo que lo he visto con algunas personas que que han hecho carrera viviendo afuera, por ejemplo un amigo chef que de quien tengo una entrevista en mi blog, y que hizo carrera completamente a través de la Working Holiday en Nueva Zelanda, Canadá, Dinamarca, Alemania y ahora está con sponsor en Australia y habrá trabajado, no sé, tres meses, seis meses en Chile. Y bueno, las cachó y dijo bueno aquí no pagan bien, no valoran mi carrera y bueno, me voy y aprendo afuera y aprendo, aprendo inglés y. Y la hizo como tantos chilenos que le han hecho y que esta no es la primera generación, pero yo creo que sí es la generación donde los testimonios están más al alcance y eso es lo que quiero intentar de rescatar acá, no sólo el mío, que es simplemente un mísero testimonio de alguien que se metió en el vino y que se pegó mil porrazos en el camino.

A mi me robaron, me clonaron la tarjeta, me estafaron, me han hecho de todo. Bueno, no de todo tampoco. Pero bueno, sí, la la la ha pasado mal. Pero al final son cosas menores y uno termina aprendiendo en base a la vivencia y eso es lo que quiero compartir acá. No pretendo hacer coaching nunca tan pretencioso y esto es sólo un capítulo, el piloto. Por eso tanto yo, yo, yo. Obviamente van a ver más capítulos de yo, yo, yo. Pero pretendo en el futuro tener invitados por temas. Por ejemplo, podría ser el de reconversión profesional o los voluntariados también.

Wow, es que en verdad hay tantas formas. Tampoco quiero caer en prostituir el viaje, que es algo que se hace en otras redes sociales que parecen catálogos de modelo más que cualquier cosa. Así que por eso, este formato me motiva mucho. Este formato podcast en el que puedo atacar más en profundidad los temas que me interesan. Ya que, sobre todo esto de no endiosar el viaje, que si es algo que lo creo que es una revolución interior de cada uno, pero no va a cambiarte, no, si tú vas a viajar por el solo hecho de bueno, cada uno tiene sus motivos. Pero si vas a hacer una Working Holiday y solo va a ser Lucas, no pienses que vas a aprender otra profesión y que vas a decodificar la Matrix. No, al final tu motivo de hacer lucas va a ser el que va a mover el viaje y los resultados van a hacer eso va a ser Luca y. Y va a volver. Lo que no tiene nada de malo, pero yo quiero. Me dirijo a los que que también sobretodo están se sienten mal. Los vuelvo a los tambores, a los que en las noches les cuesta dormir y se sienten mal. Se sienten que están atrapados, que no tienen salida, que no pueden hacer algo que le guste a eso. Sobre todo le hablo a los que cuando en pequeñas ventanas de viajes que tienen en un trekking c c se sienten conectados o algo más grande que uno, a esos le. Sobre todo les hablo. Entonces los invito a que sigamos aquí conectados para discutir, de viajes, reinventarse, de segundas oportunidades de literatura y de ver las cosas con tus propios ojos. Así que eso hasta la vuelta. Chao.

 

 

Libros

Aquí es donde revelo mi naipe de ideas e inspiración. Si te interesó un libro o autor, puedes averiguar más aquí.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *